pulse aquí para ir al facebook del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir al twitter del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir a Youtube del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir al flickr del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir al instagram del Ayuntamiento de Legazpi

Respuesta a la adivinanza del mes de marzo: el Sol
31
Mar
2021

Respuesta a la adivinanza del mes de marzo: el Sol

Sí, el Sol es la respuesta correcta a la adivinanza del mes de marzo. Ha pasado el invierno, y quizá, ¡todas estamos hambrientas de sol!

 

Desde un punto de vista científico, el sol no es más que una estrella, núcleo del sistema solar. Nos trae la luz del día, y junto con la luna conforma nuestros días. Los dos astros tienen una estrecha relación y es por eso que las religiones, culturas, sociedades y la misma ciencia, han realizado, desde siempre, profundas reflexiones sobre la relación entre el sol y la luna.

 

El Sol también juega un papel importante en la mitología vasca: Posee cierto don contra los malos espíritus y genios; en cuanto sale el sol desaparecen todos ellos. Cuando los rayos del Sol los atrapan, pierden totalmente sus poderes. Por eso solemos ver en las puertas de los caseríos una Eguzkilore, flor que representa al tan estimado sol y que espanta los malos espíritus y protege a quienes viven en la casa.

 

El sol ofrece luz y calor a la tierra, y toda la vida terrenal depende de él, sin duda alguna. No es de extrañar, por lo tanto, que tengamos ritos y tradiciones en honor al sol, y que hayan perdurado hasta nuestros tiempos, como las hogueras de la víspera de San Juan o los ritos ligados al sol en los solsticios tanto de invierno, como de verano.

 

Aita Barandiaran recogió muchísimas referencias al sol en sus trabajos de investigación. Nuestros antepasados creían que cuando el Sol desaparecía al atardecer, se metía en el interior de la tierra para reunirse con su madre, la tierra. En estas historias recogidas por Aita Barandiaran, el sol era considerado abuela (amona/ amandrea) y la tierra su madre (bere ama/ama lurra). Así, en algunas zonas de Euskal Herria, cuando el sol se escondía las gentes del lugar lo despedían de esta manera:

"Eguzki amandrea badoa bere amagana..." (La abuela sol ya va a donde su madre)

"Eguzki santu bedeinkatue, zoaz zure amagana, etorri zaitez bihar denbora ona bada" (Santo sol bendito, ve a donde tu madre, y vuelve mañana si es que viene el buen tiempo)

 

En algunos lugares, despedían al Sol diciéndole sencillamente “agur”, porque pensaban que si no se despedían adecuadamente, el Sol acudiría a donde su madre triste y lloroso.

 

En la víspera de Santa Águeda, en pleno invierno, golpeamos la tierra con las makilas con la intención de despertar al Sol, y regrese cuanto antes a nosotros.

 

¿Quién no conoce a alguien que haya llevado huevos al convento de Santa Clara para pedir que el Sol nos acompañe en esos días especiales que queremos celebrar? No es casualidad, puesto que Santa Clara es el nombre cristiano del Sol.

 

En definitiva, es muy estrecha la relación que existe entre el ser humano y el sol, lo cual se refleja en los dichos o proverbios existentes en cualquier idioma del mundo:

 

  • En marzo, el sol pega con el mazo
  • Calor de marzo temprano es para el campo muy sano.
  • Cuando llueve y hace sol, bailan el perro y el pastor.
  • Arrimarse al sol que más calienta.
  • Cuando llueve y hace sol, coge el caracol.
  • Donde entra el sol, no entra el doctor.
  • Para todos sale el mismo sol.

 

 

Todas las noticias