Imprimir esta página
Respuesta a la adivinanza del mes de septiembre: Las setas
06
Oct
2021

Respuesta a la adivinanza del mes de septiembre: Las setas

Hongos y setas ¿cuál es la diferencia?

 

Ya ha terminado el verano, la época del año más bonita para muchos de nosotros. Pero, el otoño también nos trae gratas sorpresas, como por ejemplo, las setas. Esa es precisamente  la respuesta del acertijo de septiembre. ¿Qué será, y qué será? Hombre pequeño, boina grande.  Y otra pista:La txapela, a la cazuela... Efectivamente, las setas.


Adentrarse en el bosque y encontrar de repente un hongo... provoca una emoción verdaderamente especial, que el buscador de setas conoce bien. Cada año los aficionados se dirigen al monte en cuanto intuyen que puede haber setas. Que recojan muchas o pocas depende de la habilidad personal de cada uno, del paraje elegido o de la zona donde hayan aparecido.


En Legazpi tenemos buena muestra de esta afición. Más de una vez se han organizado fines de semana micológicos. Y además en la calle Nafarroa tenemos la asociación Onto-Beltz, fundada en 1974.

 

El hongo es, sin duda, la seta más apreciada, conocida también como onto, ontto, onddo u ondo en euskara, según el habla de cada zona. Sea donde sea, siempre una exquisitez.

 

¿Cuál es la diferencia entre hongos y setas?

Según indican en la web www.zainduzaitez.com, el hongo está compuesto por dos partes, una bajo tierra y otra que sólo a veces queda a la vista. La parte que queda bajo tierra es, en realidad, el "hongo" propiamente dicho; y "la seta" es la parte visible del hongo, en caso de que salga, y eso es lo que recogemos con tanta ilusión en nuestros bosques. No obstante, en el habla coloquial, llamamos "hongo" o “boletus” a un tipo concreto de setas.

 

Los aficionados a la micología suelen recoger e incluso comer una amplia variedad de setas, pero los recolectores comunes nos damos por satisfechos con unas pocas variedades. Quizá sea mejor así, ya que algunas setas resultan ser verdaderamente tóxicas, y corremos el riesgo de sufrir una intoxicación. Por lo tanto, debemos hacer caso al sentido común: ante la duda, es preferible no recoger la seta en cuestión  y, por supuesto, no comerla.

 

Los tipos de setas que más se recogen en nuestra zona son: hongos (también conocidos como boletus), rebozuelos o cantarelas (zizahoriak), palometas (gibelurdinak), champiñones, níscalos (pinutelak), oronjas (lanpernak) y amanitas caesareas (kuletoak).

 

Es fácil identificar al buscador de setas: botas de monte, bastón (para remover matorrales y hojarasca) y una bonita cesta; en el bolsillo, no le falta un cuchillo afilado para cortar la seta como es debido.

 

Pero, ¿Dónde están las setas? ¿En Korostiaga? ¿En la zona de Brinkola? ¿En el alto de Udana? Top secret! Los buscadores de setas tienen sus txokos favoritos, pero difícilmente nos dirán cuáles son. Es uno de los secretos mejor guardados. Nos dirán si hay muchas o pocas, qué tipo de setas hay, si están en buen estado o no, pero difícilmente compartirán dónde las han recogido. Como dice el viejo refrán: “El decir discreto y el hacer secreto”.