pulse aquí para ir al facebook del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir al twitter del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir a Youtube del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir al flickr del Ayuntamiento de Legazpi pulse aquí para ir al instagram del Ayuntamiento de Legazpi

Respuesta a la adivinanza del mes de noviembre: Cementerio
02
Dic
2021

Respuesta a la adivinanza del mes de noviembre: Cementerio

Los cementerios han sido testigos silenciosos de nuestra historia y han preservado antiguas huellas de nuestra lengua

 

Ya ha terminado noviembre y las flores desaparecerán de nuestro calendario. Teníamos un bello y elegante ramo de flores como pista para el acertijo: ¿Qué será? Un lugar del que los que están dentro no pueden salir y los que estamos fuera no queremos entrar. CEMENTERIO o CAMPOSANTO es la respuesta correcta. No en vano, comenzamos el mes con flores en la mano para llevarlas al camposanto el Día de Todos los Santos.

 

Y seguiremos hablando de los cementerios. Porque siempre han sido testigos silenciosos de nuestra historia y han preservado antiguas huellas de nuestra lengua.

 

En las lápidas y altares de Aquitania, aparecieron escritas una importante cantidad de palabras en euskera: 400 nombres de persona y 70 nombres de dioses y diosas. Las inscripciones son nada más y nada menos que de los siglos I y II después de Cristo. También se han registrado este tipo de descubrimientos en los cementerios del sur de los Pirineos, en Gipuzkoa, en Álava, en Bizkaia, en La Rioja, en Soria, en Aragón y en Lleida.

El mayor conjunto de inscripciones ha sido hallado en la región de Tierras Altas, en el norte de Soria. Son de la época romana y mucho más antiguas de lo que se pensaba hasta hace bien poco. Son, sin duda, elementos muy importantes para conocer la historia de los vascos y del euskera. Este tipo de inscripciones aportan información sobre la gente que ha habitado el lugar durante siglos y, gracias a este descubrimiento de Tierras Altas, sabemos de la  fuerte presencia vasca en aquella zona.


Debemos aclarar que las inscripciones que aparecen en esas piedras no son textos ni frases, sino antropónimos, es decir, nombres de personas (o divinidades). En cualquier caso, para un pueblo pequeño como el nuestro, es importante saber por dónde anduvieron nuestros antecesores.


Cementerio, hilerri en euskara. Si nos fijamos en su composición, encontramos el componente hil, clara referencia a la muerte, unido a herri (pueblo) con lo que toma el significado de camposanto. De la misma manera, la palabra hil se une también a las palabras harri (piedra), hobi (hoyo), kutxa (caja) y hotz (frío), para crear las siguientes palabras:  hilarri (estela), hilobi (tumba), hilkutxa (ataúd) e hilotz  (cadáver).

 

La palabra Ilargi (luna) conlleva cierto misterio. Muchos creen que esta palabra está compuesta por  las palabras hil y argi (luz), de modo que se traduciría como “luz de los muertos”. Sin embargo, en este caso, il no hace referencia a la muerte, sino a la palabra mes (hila, hilabetea) de donde surgen palabras como Ilgora, ilbehera, ilbete eilberri, en castellano “luna creciente”, “luna menguante”, “luna llena” y “luna nueva”, respectivamente. Como bien sabemos, el mes se corresponde con el ciclo lunar y de ahí su reflejo en estas palabras.

 

Con este aprendizaje, hemos acabado el mes y también el cometido de noviembre. Veamos qué nos aporta el último mes del año

Todas las noticias